El sistema solar tiene por centro el Sol y sobre su órbita giran los demás cuerpos celestes. Planetas, entre los cuales se encuentra la Tierra, satélites, asteroides, cometas y meteoritos son sus componentes. Todos de una forma u otra forman parte de este magnífico sistema.

El sol: cuerpo celeste más grande del sistema solar

El sol, estrella central sobre la que se constituye el sistema solar, es el cuerpo celeste más grande del mismo. Asimismo, es la que se encuentra más cercana al planeta Tierra. La fuerza de atracción que genera sobre los demás es la causa por la cual se mantienen en órbita.

Los planetas

Así como el planeta Tierra en el que vivimos hay otros planetas que orbitan en el sistema solar. Algunos son interiores o terrestres y están ubicados entre la órbita de Mercurio hasta el Cinturón de Asteroides. Por otra parte, están los planetas exteriores o gigantes que están rodeados por anillos y compuestos por gases o hielo.

Planetas enanos

Se parecen a los anteriores en que tienen una forma esférica. Su masa le permite tener la gravedad como para orbitar en el sistema solar. Sin embargo, no la alcanza para desprenderse de otros objetos en su propia órbita. Es el caso de Plutón, que antes era considerado un planeta, pero perdió su categoría por compartir su órbita con otra multitud de objetos.

Los satélites: cuerpos celestes de nuestro sistema solar

Están incluidos dentro de la categoría de cuerpos mayores y giran alrededor de los planetas. La luna es el satélite del planeta Tierra y el único cuerpo celeste en el cual ha desembarcado el hombre. Todos los planetas poseen satélites, aunque algunos de mayor tamaño que otros.

Asteroides

Los asteroides son cuerpos menores, de constitución rocosa, que también orbitan en el sistema solar. Los de mayor tamaño forman el Cinturón de Asteroides, entre Marte y Júpiter. Su tamaño o forma no les permite ingresar a la categoría de planetas.

Los Cometas

Se ubican en las zonas más extremas y su trayectoria es mucho más amplia que la del resto de cuerpos celestes en el sistema solar. Por este motivo, pueden demorar miles de años en dar una vuelta completa. Son objetos helados de roca, hielo y polvo cuyos gases se evaporan cuando se acerca al sol y nos regala su cabellera luminosa.

Meteoroides

Llevan este nombre las partículas pequeñas que se desprenden de cometas o asteroides. Se hacen visibles cuando ingresan a la atmósfera terrestre y se convierten en meteoritos. La velocidad y el choque de fuerzas hace que se desintegren y emitan un brillo en el firmamento por unos segundos. Los de mayor tamaño, caen y provocan cráteres.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies