Saltar al contenido

Descubierto el primer agujero negro que orbita una estrella ‘peonza’

estrella

Teóricamente debían existir en el cosmos, pero absolutamente nadie había sido con la capacidad de localizar una. No obstante, en este momento un aparato de estudiosos españolas ha localizado el primer sistema binario compuesto por un orificio negro y una estrella ‘peonza’, según termina de manifestarse anunciado en la gaceta científica Nature.

 

Pero, ¿qué es precisamente una estrella ‘peonza’? En nuestra galaxia se conocen mucho más de  80 estrellas Be (las conocidas como estrellas ‘peonza’) formando sistemas binarios al lado de estrellas de neutrones. Como enseña Jorge Casares, del Centro de Astrofísica de Canarias (IAC) y Facultad de La Laguna (ULL) y entre los descubridores “su peculiaridad es su elevada fuerza centrífuga, viran sobre sí mismas a una agilidad altísima, próxima a su límite de rotura, tal y como si fueran peonzas galácticas”. Es la situacion de esta estrella, famosa como MWC 656, que está en la constelación de Lacerta (el Lagarto) a 8.500 años luz de la Tierra y cuya área da un giro a mucho más de un millón de km por hora.

 

Los estudiosos han comenzado a estudiar esta estrella en el año 2010, en el momento en que se advirtió emisión transitoria de rayos gamma que parecía proceder de exactamente la misma. “No se volvió a ver mucho más emisión gamma, pero descubrimos que formaba una parte de un sistema binario” enseña Marc Ribó, del Institut de Ciències del Cosmos (ICC) de la Universitat de Barcelona.

 

Examinando detalladamente el fantasma de las emisiones los estudiosos consiguieron los datos del acompañante de la estrella en este sistema binario. Su consistencia era asombrosamente alta (entre 3,8 y 6,9 ocasiones la masa del sol) lo que, sabiendo que no es aparente, solo podía ser un orificio negro, señalan los estudiosos.

 

Los científicos piensan que no tiene que ver con un hecho apartado en el cosmos, sino podrían existir considerablemente más sistemas binarios de este género. Como apunta Jorge Casares, entre los estudiosos implicados en el estudio, “consideramos que estos sistemas son considerablemente más rebosantes pero bien difíciles de advertir, puesto que los orificios negros se nutren del gas expulsado por la estrella Be de manera ‘discreta’, esto es, sin producir mucha radiación. Aguardamos poder corroborar este suceso con la detección de otros sistemas en la Vía Láctea y en galaxias próximas con telescopios de mayor diámetro, como el Enorme Telescopio de Canarias”.

 

Asimismo te puede atraer:

Vídeo de la semana

Prosigue leyendo