Saltar al contenido

Hallan por primera vez un supercúmulo de protoestrellas

alma-protoestrellas

Un aparato de astrónomos de la Facultad de Virginia en Charlottesville (EE.UU.) descubrió merced al Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) lo que semeja ser el primer cúmulo globular a puntito de germinar que se conoce. Hablamos de una nube de gas molecular increíblemente masiva (tiene 50 millones de ocasiones la masa del Sol) pero sin presencia de estrellas. El estudio fué anunciado en la gaceta Astrophysical Journal.

 

Los cúmulos globulares pertenecen a los elementos mucho más primitivos del cosmos (tienen la posibilidad de contener hasta un millón de estrellas viejas) y localizarlos en esta etapa tan principiante de su avance es increíblemente bien difícil de hallar; tanto es de esta manera, que hasta la actualidad no había sido detectado ninguno.

 

“Tenemos la posibilidad de estar en presencia de entre los mucho más viejos y extremos métodos de capacitación estelar en el Cosmos. Este atrayente objeto semeja arrancado de forma directa del Cosmos temprano; conocer un elemento que tiene todas y cada una de las peculiaridades de un cúmulo globular, pero que aún no haya empezado a conformar estrellas, es como hallar un huevo de dinosaurio a puntito de explotar”, enseña Kelsey Johnson, líder del estudio.

 

El supercúmulo de protoestrellas en cuestión está a precisamente 50 millones de años luz, dentro de 2 galaxias en colisión conocidas como las galaxias Antena. Lo impresionante de este supercúmulo es que está en su etapa original, dando la posibilidad a los científicos de poder estudiar las condiciones primordiales para una región que más tarde terminará llena de estrellas.

 

Y sucede que la mayor parte de los cúmulos globulares se formaron hace unos 12.000 millones de años, en la etapa mucho más temprana de la historia del cosmos: “la posibilidad de supervivencia a fin de que un cúmulo de estrellas joven y masivo se sostenga intacto es bajísima, de cerca del uno por ciento. Fuerzas ajenas y también internas tienden a dividir estos elementos, así sea formando cúmulos libres como las Pléyades o desintegrándolos absolutamente para ser parte del halo galáctico”, dice Johnson.

 

Merced al telescopio ALMA, los astrónomos han preciso que este futuro cúmulo de estrellas está bajo una presión extrema: unas diez.000 ocasiones mucho más que las presiones interestelares conocidas, situación que apoya las teorías en las que se detallaba que la capacitación de cúmulos globulares necesita de altas presiones.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en sus formas. Seguidor incondicional de Daneel Olivaw y, en el momento en que puedo, terraformo el mundo colorado o cazo cylons. Hasta el momento en que viva en Marte puedes localizarme en ladymoon@gmail.com

Vídeo de la semana

Sigue leyendo