Saltar al contenido

Las supernovas pasan desapercibidas

supernova-iaUna investigación astronómico declara que una de cada cinco supernovas que revientan en galaxias próximas pasa inadvertida en los estudios ópticos, una tasa que incrementa hasta 4 de cada cinco en la situacion de las galaxias lejanas. La investigación, publicada en la gaceta The Astrophysical Journal y donde participa el español Miguel Ángel Pérez-Torres, del Centro de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), coincide con la tasa de capacitación estelar que manejan los astrónomos y que había sido discutida en trabajos precedentes.

Las estrellas con mucho más de ocho ocasiones la masa del Sol, conocidas como estrellas masivas, son la ingrediente primordial de la iluminación estelar global de las galaxias y forman una herramienta para entender de qué forma y a qué ritmo se forman las estrellas. No obstante, su estudio se dificulta debido al oscurecimiento por el polvo de las zonas centrales de las galaxias, donde se nucléa la natalidad estelar.

Una solución a este inconveniente radica en el estudio de entre las últimas etapas de su historia: las detonaciones de supernova. “El número de estrellas masivas que explotan con apariencia de supernova ha de ser semejante al de estrellas masivas que nacen”, señalaba el finés Seppo Mattila , primer creador del trabajo. De esta forma, el recuento del número de supernovas es un trazador de la tasa de capacitación de estrellas masivas y puede usarse aun para saber la tasa total de capacitación estelar.

Una herramienta precisa, por el hecho de que hace algo mucho más de un año se publicaba una investigación que sugería que la tasa de capacitación estelar durante la historia del cosmos era precisamente media teóricamente aguardada. “Con este trabajo probamos que de todos modos no hay un inconveniente con la tasa de supernovas: en el momento en que se tiene presente el número de supernovas que no tienen la posibilidad de advertirse gracias a la infinita cantidad de polvo que hay en las zonas centrales de estas galaxias, los números casan realmente bien con las conjeturas teóricas”, apunta Miguel Ángel Pérez-Torres.

Para saber el porcentaje de supernovas “perdidas”, los astrónomos consideraron los niveles donde se nucléa la capacitación de estrellas: en el cosmos próximo tiene rincón, más que nada, en galaxias normales con contenido elevado en polvo, al tiempo que en el cosmos lejano se agrupa en un género de galaxias concreto, las galaxias lumínicas y ultraluminosas en el infrarrojo (conocidas como LIRG y ULIRG, por sus nombre en inglés). De este modo consiguieron los porcentajes del 20% y del 80% de supernovas no observadas.

Vídeo de la semana

Sigue leyendo