Saltar al contenido

¿Por qué la Luna parece más grande en el horizonte?

Seguramente viste la Luna salir por el horizonte frecuentemente. Y, como a todos, te va a haber semejante mucho mayor lo frecuente. Es un hecho bastante común y, ahora, vamos a intentar argumentar porqué la Luna se ve mucho más grande en el momento en que está cerca del horizonte.

¿La Luna es mucho más grande en el horizonte?

No. El tamaño de la Luna no cambia dependiendo de la situación que tenga en el cielo. No obstante, a todos nos sorprendió en algún momento su colosal tamaño al irse por el horizonte.

Podríamos meditar que hablamos de un efecto producido por la refracción de la luz en nuestra atmósfera. La luz de la Luna debe recorrer una mayor distancia por la atmósfera en el momento en que esta está cerca del horizonte. Este suceso, popular como la dispersión de Rayleigh, hace que la Luna o el Sol se vean considerablemente más rojizos al arrimarse al horizonte. Pero no interfiere al tamaño aparente de los objetos. O sea, si bien la atmósfera sí que cambia el color que percibimos de la Luna, no la amplía ni la encoge.

Ilusión lunar

Dado que percibamos la Luna de mayor tamaño en el momento en que está cerca del horizonte es lo que conocemos con “ilusión lunar”. Si bien hay muchas teorías sobre esto, los científicos no semejan ponerse en concordancia exactamente en qué genera esta ilusión. Sí semeja haber cierto consenso en que hablamos de un efecto óptico, una mala jugada de nuestro entendimiento. Por consiguiente, no tenemos la posibilidad de ofrecer una contestación estable a qué hace este efecto, pero sí tenemos la posibilidad de comprobar las teorías mucho más comunes ahora.

¿Por qué la Luna parece más grande en el horizonte?
Superluna por Daniel López

Ilusión de Ponzo

En el momento en que la Luna está cerca del horizonte la observamos al lado de otro elementos del paisaje de los que no entendemos realmente bien su distancia. La Luna siempre y en todo momento va a estar cercada de árboles, inmuebles, montañas, etcétera. y nos parecerá mucho más grande. Esto se origina por que nuestro entendimiento es inútil de calcular el tamaño de los elementos lejanos con relación a otros. A fin de cuentas, nuestro amado cerebro nos juega una mala pasada con el tamaño aparente de los elementos en el momento en que no nos encontramos segurísimos de su distancia real. O sea lo que se conoce como la ilusión de Ponzo.

Mira la próxima imagen y fíjate en las líneas amarillas. ¿Cuál afirmarías que es mucho más grande? De todos modos, las dos líneas son del mismo tamaño pero percibimos que la línea mucho más distanciada es mucho más grande, puesto que está cercada de elementos mucho más pequeños. Es una cuestión de visión.

Ponzo_ilusion
Ilusión de Ponzo por la que los elementos lejanos semejan mayores

Ilusión de Ebbinghaus

La ilusión de Ebbinghaus es otra ilusión óptica que podría argumentar, en parte, este fenómeno. Esta ilusión exhibe que un círculo central parecerá mucho más grande si se circunda de otros círculos mucho más pequeños y al reves. No obstante, según los estudios semeja que esta ilusión solo es con la capacidad de acrecentar el tamaño aparente hasta un diez%. Por consiguiente, no sería con la capacidad de justificar el gran cambio de tamaño aparente de la Luna, que puede llegar a parecer hasta el doble de grande.

ebbinghaus-ilusion
Ilusión de ebbinghaus por la que los elementos rodeados de elementos pequeños semejan mayores

Firmamento achatado

Hay una última teoría que podría argumentar esta ilusión lunar. Esta es la teoría del firmamento achatado. Esta teoría está fundamentada en visto que nuestro entendimiento siente la bóveda celeste de forma achatada.

De esta manera, el cerebro piensa que las cosas que están sobre nuestra cabezas están mucho más cerca que las que están en el horizonte. Por consiguiente, acepta que en el momento en que los elementos se aproximan al horizonte (así sea un vehículo apartándose o un pájara volando o la Luna), considera que están mucho más lejos. No obstante, la distancia de la Luna no cambia, con independencia de que esté en el horizonte o en el cénit. De ahí que, el cerebro piensa que debería verse mucho más pequeña pero como esto no sucede, calcula mal su tamaño y la siente mucho más grande a fin de que se comporte como el resto de elementos. Al fin y al cabo, nuestro entendimiento se hace un embrollo al estar habituado a que las cosas en el horizonte estén frecuentemente mucho más lejos. Con esta imagen quizá te hagas un concepto mejor de este efecto.

ilusion-lunar
Ilusión Lunar por firmamento achatado

Una combinación de ilusiones ópticas o ninguna

Es posible que este efecto no responda solo a una ilusión sino más bien a la combinación de múltiples. En todo caso, tú asimismo puedes revisar que hablamos de una fácil ilusión lunar. Si deseas revisar que el tamaño angular de la Luna es exactamente el mismo, tienes 2 opciones:

  1. Fíjate en el momento en que la Luna sale por el horizonte y semeja mucho mayor. Guiña un ojo y estira tu mano. Comprobarás que puedes tapar toda la Luna con solo emplear el meñique. Reitera esta operación en el momento en que la Luna esté altísima en el cielo y te parezca mucho más pequeña. Vas a ver que asimismo la tapas con exactamente el mismo dedo. Si deseas, asimismo puedes llevar a cabo esto usando una pequeña moneda de 5 céntimos de Euro.
  2. La segunda opción es mucho más extraña pero muy eficaz. No es necesario que aguardes a que la Luna alcance altura para revisar que su tamaño es exactamente el mismo. Sencillamente mira la Luna en el horizonte en el momento en que te parezca colosal. En este momento, haz el pino. El efecto óptico desaparece y vas a ver que el tamaño de la Luna te semeja el de siempre y en todo momento. Un truco algo extraño pero efectivo. Haz la prueba y nos lo cuentas.

¿Está relacionado con las superlunas?

No. El tamaño de la Luna sí que cambia levemente durante su órbita en torno a la Tierra. Al tratarse de una órbita elíptica (no circular), hay puntos en lo que está un tanto mucho más cerca que otros. El punto de máximo acercamiento se conoce como perigeo y el mucho más distanciado como auge.

En el momento en que la etapa de Luna llena coincide con el perigeo lunar, se da lo que conocemos como “Superluna” o Luna de perigeo. Los medios exageran esta situación en demasía y recientemente disponemos superlunas cada 2 por tres. Pero, a nuestro enteder, no es para tanto. Y, de no saberlo antes, prácticamente absolutamente nadie notaría diferencia entre una luna llena habitual y una superluna. La máxima variación, entre una luna de auge y una luna de perigeo es de un 14% en tamaño y hasta un 30% en brillo. No obstante, la mayor parte de las ocasiones que sale esta novedad la variación no llega ni al 6% en tamaño.

luna-perigeo-apogeo-superluna

Créditos fotografía de portada: Daniel López