Saltar al contenido

¿Por qué no veo nada con mi telescopio? 5 errores más frecuentes

Despreocúpate, nos pasó a todos. Las esperanzas que poseemos al apuntar nuestro telescopio por vez primera hacia el cielo son altísimas. Aguardamos que con solo apuntarlo al cielo comencemos a conocer planetas, nebulosas y galaxias. Pero tras bastante procurarlo, no logramos ver ni la Luna. “Pero si está ahí mismo, ¿de qué manera posiblemente no la vea?”

¿Por qué razón no veo nada con mi telescopio?

Bastante gente vienen a nuestros tutoriales de iniciación a la astronomía agobiados pues no consiguieron ver nada con su telescopio. “¡Con lo simple que parecía y las ganas que teníamos!”, repiten todo el tiempo.

Conducir un telescopio no es bien difícil pero tienes que tener en consideración una sucesión de cosas antes de comenzar. De ahí que, hemos listo esta pequeña guía con los fallos mucho más usuales que se cometen al emplear un telescopio por vez primera. Si tienes esto presente, te va a ser considerablemente más simple usar tu telescopio.

Los 5 fallos mucho más usuales al usar un telescopio

 

1- El telescopio no está enfocado

A los dos lados del portaocular, vas a encontrar unas ruedecillas. Son para enfocar. Seguramente ahora lo sabías, pero no les imagináis la proporción de ocasiones que por la emoción o por la carencia de práctica nos brincamos este paso. Si no enfocamos bien, toda la luz que recopila el telescopio se difuminará y no vamos a ser capaces de distinguir ni una estrella. En verdad, si poseemos el telescopio absolutamente desenfocado no vamos a encontrar ni la Luna.

Enfocador telescopio

¿De qué forma comprender si está enfocado? Muy simple. Antes de apuntar el telescopio al cielo, apunta hacia algún objeto terrestre lejano (una torre, un árbol, etcétera) y desplaza las ruedas hasta el momento en que lo mires nítido. Este no va a ser el foco exacto en el momento en que mires al cielo, pero va a estar muy cerca. Así mismo ahora lograras ver estrellas y solo deberás cambiar un tanto para verlas completamente puntuales.

Ten presente que en los telescopios reflectores o catadióptricos (esos que utilizan espéculos o una combinación de lentes y espéculos), o sea aún más esencial. Si la imagen está desenfocada, observaremos nuestra sombra del espéculo secundario, poco a poco más grande y con la luz mucho más diluida a su alrededor. En la imagen puedes observar la secuencia de enfoque en un telescopio reflector. No, las estrellas no posee forma de donut, conque enfoca bien!

2 – El buscador no está alineado

¿Has logrado hallar la Luna con el buscador pero entonces no hace aparición en el telescopio? Eso es por el hecho de que no señalan al mismo ubicación. El buscador nos deja hallar elementos en el cielo pero es esencial que esté paralelo al telescopio y apunte precisamente al mismo lugar. A esto se le llama colimar el buscador y es un desarrollo sencillísimo, si bien las primeras ocasiones puede conducir unos minutos y es aconsejable llevarlo a cabo de día.

buscador telescopio finderscope

En la situacion de los motores de búsqueda ópticos, traen tres tornillos (o 2 tornillos y un muelle) que nos dejan regular la presión y, por consiguiente, la orientación del buscador. Las primeras ocasiones es aconsejable llevar a cabo esto de día y apuntando a algún objeto lejano como una torre de alta tensión, el campanario del pueblo, etcétera. El desarrollo es lógico y simple: primero vamos a deber ver por el telescopio y hallar que apunte a un preciso ubicación (cuanto mucho más pequeño y exacto sea lo que hemos escogido, mejor), vamos a deber frenar la montura para eludir que se mueva y también ir moviendo los tornillos mientras que observamos por el buscador hasta el momento en que observemos lo mismo que por el telescopio. Vamos a deber colimar el buscador en todos y cada observación, pero con la práctica esto se hace en unos segundos.

3- Comienza por el ocular de menos incrementos

Todos y cada uno de los oculares tienen una focal cierta que viene representada. Este factor es la distancia focal del ocular y lo vamos a encontrar comunmente marcado en el ocular con un número (25, 20, diez…). Cuanto menor sea este número, mucho más incrementos conseguiremos con el telescopio. Y, por consiguiente, nos va a ser mucho más bien difícil hallar elementos, puesto que el trozo de cielo que observaremos va a ser menor. Dicho de otra forma, siempre y en todo momento vamos a deber comenzar empleando el ocular de menos incrementos, esto es, el que tenga mayor focal (el que tenga el número mucho más grande). De esta manera observaremos un mayor trozo de cielo y nos va a ser mucho más simple encontrar los elementos.

oculares distancia focal

4- Todo se ve del revés a través del telescopio

En relación mires por el telescopio te vas a dar cuenta de que todo se ve invertido. Los telescopios astronómicos, predeterminado, invierten la imagen. Pero deja de preocuparte. En astronomía esto no es esencial, puesto que en el espacio no hay “arriba” o “abajo”. Eso sí, tienes que poseerlo presente en el momento de manejarlo, ya que los movimientos van a ser supuestamente en dirección opuesta a eso que piensas.

5 – Quita la tapa grande

Varios telescopios traen 2 tapas, una que cubre completamente su lente o espéculo y otra mucho más pequeño de unos 4 cm. Esta tapa, que en los reflectores está descentrada y en los refractores, centrada, está concebida para poner un filtro del sol. ¡Ojo! No aconsejamos la observación del sol a principiantes, en tanto que supone peligros muy superiores. Pero hemos encontrado que es muy frecuente que, al emplear por vez primera un telescopio, se quite solo la tapa pequeña. ¡Fallo! Es esencial que empleemos la apertura total de nuestro telescopio o si no, nos habríamos comprado de forma directa un telescopio de 4cm. Conque, quita la tapa grande.

Tapa pequeña telescopioPaciencia, prosigue intentándolo

En AstroAfición llevamos varios años dando tutoriales de iniciación a la astronomía y entendemos lo desesperante y difícil que puede ser al comienzo emplear un telescopio. Pero ten paciencia, repasa estos fallos y regresa a procurarlo. Si evitas estos pequeños fallos, te va a ser considerablemente más simple encontrar cualquier objeto en el cielo. Pero no te apresures y comienza por algo simple como la Luna

Y si tienes alguna duda, déjanosla en los comentarios.