Saltar al contenido

¿Qué es el regolito lunar?

Regolito es el término empleado para referirse a la cubierta de materiales no afianzados que descansan sobre roca sólida. Esto es, son todos esos extractos de roca, minerales y otros depósitos superficiales, que no forman aún un suelo. Por lo tanto, el regolito en sí es algo que asimismo existe en la Tierra y en otros cuerpos del Sistema Del sol. Sin embargo, es un término que se asocia recurrentemente a la Luna (regolito lunar).

La área lunar está cubierta por regolito, que puede definirse como el mantón de extractos de roca y minerales poco sólidos que cubren un fondo rocoso sólido. Dicho de otra manera, el regolito es ese fino polvo gris que cubre toda la área de la Luna. Es exactamente merced a esta cubierta de polvo que podemos preguntar tan marcadas las huellas de los astronautas en la Luna.

Huella de Buzz Aldrin marcada en el regolito lunar, Apollo XI

¿De qué forma se forma el regolito?

El regolito lunar está formado principalmente por basaltos (feldespato, plagioclasa, piroxenos con o sin olivino y otros minerales). Además de esto, se calcula que tiene dentro entre un 1-2% de material que viene de meteoritos. En lo que se refiere a su localización, teóricamente la hondura media del regolito en las áreas de los mares lunares consigue los 4 o cinco metros, al paso que en las áreas que corresponden a las áreas montañosas puede llegar a poder los diez o aun sensiblemente sensiblemente mucho más metros.

El regolito lunar tiene la posibilidad de tener distintas orígenes: el bombardeo de meteoritos y micrometeoritos, la radiación del sol o la enorme variación de las temperaturas entre el día y la noche. Esta variación térmica es tan colosal (llegando a 120º C en zonas alumbradas por el Sol y bajando hasta -150º C en zonas de sombra), que provoca que las rocas se fragmenten y se transformen en polvo.

Un riesgo para los humanos

El regolito lunar está conformado por partículas impresionantemente finas, de tonalidad obscura y con aptitud abrasivas. Por servirnos de un caso de exhibe, el tamaño medio de las partículas agarradas por las metas Apolo era de 70 micras. Alén de que tienen la posibilidad de existir partículas desde 0,01 micras hasta 800 micras. Son exactamente las sensiblemente sensiblemente mucho más pequeñas las que suponen un mayor peligro para los humanos, en tanto que el regolito puede ocasionar:

  • Oscurecimiento de las superficies, lo que transporta a un incremento destacable de la radiación térmica.
  • Desgaste de superficies metálicas, juntas y uniones.
  • Tienen la posibilidad de ocasionar efectos negativos en los recubrimientos de las juntas que se usan para sellar el equipamiento del vacío del espacio, en lentes ópticas, cuadros solares, ventanas y en el cableado.
  • Probables daños a los pulmones y los sistemas perturbado y cardiovascular de los astronautas.
  • Ciertas partículas además de esto tienen la posibilidad de ser de colosal forma tóxicas, ocasionando inflamaciones crónicas en las vías respiratorias, edemas, fibrosis y, quizá, hasta cáncer. Por si acaso las moscas las moscas esto no fuese bastante serio, es verdaderamente viable que aparezcan inconvenientes cardiovasculares tras pasar las nanopartículas al torrente sanguíneo.

Estos inconvenientes tienen la posibilidad de ser verdaderamente graves en la situacion de futuras metas tripuladas a la Luna. Hasta esta temporada se creía que el único contraefecto del regolito era la aparición de un fragancia afín al de la pólvora, según cuentan los propios astronautas del Apollo. No obstante, los clientes registraron dolores clientes del servicio en ojos, piel y vías respiratorias, provocados sin lugar a dudas por el regolito lunar.